P-122 Deudores Anónimos BDA para autoempleados o Empresas

Business Debtors Anonymous: P-122

Edited January 2016

(Portada)

(Cover)

Deudores Anónimos Empresas

Deudores Anónimos

Literatura Aprobada por la conferencia

DECLARACION DE PROPÓSITO,  En DA, nuestro propósito es triple: dejar de incurrir en deudas no garantizadas, compartir nuestra experiencia con el recién llegado y llegar a otros deudores.

 

DA Logo

 

Portada

Cover

¿Que es ‘Deudores Anónimos Negocios o empresas (BDA)?

Deudores Anónimos Negocios (BDA) forma parte de Deudores Anónimos. Es distinta  y dinámica, pero no está separada de DA. Fue creada para enfocarse en la recuperación de los miembros de la fraternidad que son propietarios de negocios. Juntos, los miembros de BDA se apoyan mutuamente para aplicar los principios y herramientas de D.A. a la gestión de sus propios negocios. BDA es parte de Deudores Anónimos, un programa espiritual basado en los Doce Pasos adaptados de Alcohólicos Anónimos.

Como dice nuestra Tercera Tradición “el único requisito para ser miembro de D.A. es el deseo de no incurrir en deuda sin garantía”. Esto se refiere tanto a deuda personal como profesional. Se sobreentiende que pagar facturas por bienes y servicios en los términos acordados no constituye deuda.

¿Cualquier miembro de D.A. puede asistir a reuniones de Deudores Anónimos Negocios o empresas?

El propietario de un negocio se puede definir como el principal o  único dueño de una empresa, sociedad o corporación, quien tiene la responsabilidad financiera sobre el desempeño de ese negocio, y sobre los impuestos nacionales, estatales y locales. Adicionalmente, emprendedores, artistas, contratantes, artesanos, consultores, comerciales, comerciantes,  autónomos e inversores capitalistas, pueden todos beneficiarse de la asistencia a reuniones de B.D.A.

Tal y como se menciona en la Tercera Tradición, miembros de Deudores Anónimos que no tienen su propio negocio pueden asistir a cualquier reunión de B.D.A. y beneficiarse de la experiencia, fortaleza y esperanza que se encuentra en el programa de 12 pasos. Eso sí, en  B.D.A. nos enfocamos en temas, necesidades y preocupaciones que surgen de tener tu  propio negocio .

Cada reunión de B.D.A. es autónoma. De todas maneras, muchos grupos han encontrado de gran ayuda seguir las sugerencias para coordinar, compartir y dar servicio en un grupo (por ejemplo: 90 días de no incurrir en deuda sin garantía y haber tenido por lo menos dos Reuniones de Alivio de Presión).

¿Cómo sabe uno si está endeudándose compulsivamente en su negocio?

Endeudarse compulsivamente en un negocio es muy similar a endeudarse compulsivamente en lo personal. A muchos de nosotros nos faltaba lucidez para gestionar nuestras finanzas sanamente.

Algunas de las experiencias y conductas que nos llevaron a la deuda compulsiva fueron:

  • No sabíamos la fecha de pago de facturas o  No nos acordábamos de lo que habíamos pagado, o del dinero que debíamos. O de si habíamos pagado algo.
  • Confundíamos nuestras finanzas personales con las de nuestro negocio.
  • A menudo no sabíamos el valor exacto de nuestros gastos generales, ni de nuestros gastos de gestión, ni nuestros márgenes de beneficio.
  • No teníamos un plan de negocios
  • Nos basábamos en acuerdos verbales en vez de contratos escritos, lo que a menudo terminaba en disputas acerca de las condiciones de los acuerdos.
  • Malgastábamos nuestro tiempo y no dedicábamos el suficiente para generar ingresos.
  • Muchos de nosotros nos encontrábamos abrumados por el desorden.
  • Vivíamos en un estado de auto-privación a causa de nuestros negocios.
  • No nos pagábamos un salario.
  • No tomábamos vacaciones, ni nos pagábamos beneficios, ni nos concedíamos días de asuntos personales o por enfermedad.
  • No le dábamos valor a nuestros productos o servicios y los vendíamos por debajo de los precios de mercado.
  • Dejábamos que los profesionales que trabajaban para nosotros (ej: consultores, contables, abogados, etc.) se encargaran de nuestros asuntos.
  • En recaída, nos saltábamos reuniones de B.D.A. o de D.A. y perdíamos contacto con nuestros padrinos o madrinas, grupos de Alivio de Presión o amigos del programa.
  • No pedíamos o éramos incapaces de pedir ayuda cuando más la necesitábamos.

¿Cómo cambia a sus miembros la Recuperación en Deudores Anónimos Empresas o Negocios?

Aprendemos a gestionar nuestros negocios con principios espirituales y encontramos que  gestionarlos con integridad y servicio es rentable. Acumulamos reservas de efectivo, pagamos nuestras facturas y nóminas a tiempo, nos pagamos un sueldo regularmente, generamos beneficios y tomamos vacaciones. Construimos un negocio boyante, próspero, libre de deuda y financieramente solvente. Tomamos con responsabilidad nuestros compromisos y obligaciones empresariales.  Recordamos que somos responsables de los profesionales que trabajan para nosotros. Mantenemos registros financieros claros y ordenados y eliminamos el desorden.

“Aprendemos a gestionar nuestros negocios con principios espirituales y encontramos que  gestionarlos con integridad y servicio es rentable.

¿Tenemos claro nuestros gastos generales, gastos de gestión, precios, beneficios, ingresos,  activos y pasivos?. ¿Tenemos un plan de negocio con objetivos y visiones para nosotros y para nuestra empresa? ¿Están todos los acuerdos por escrito? ¿Administramos nuestro tiempo de una manera realista y lo destinamos a generar ingresos? ¿Valoramos nuestras mercancías y servicios y les damos un precio adecuado? ¿Seguimos en contacto con nuestros padrinos o madrinas, con nuestros grupos de Alivio de Presión y/o amigos del programa?. ¿Continuamos con nuestra asistencia regular a reuniones de D.A. y B.D.A., así como con nuestro servicio dentro de nuestra fraternidad? ¿Estamos dispuestos a pedir ayuda cuando la necesitamos y confiamos en el cuidado y guía de nuestro Poder Superior? ¿Estamos en paz con nosotros mismos y permitimos que nuestros negocios crezcan y se expandan armoniosamente?

Herramientas adicionales para Deudores Anónimos Negocios

  1. Separamos nuestros registros financieros profesionales de los personales.
  2. Escribimos planes de negocios anuales con metas y objetivos definidos y medibles.
  3. Llevamos nuestros registros financieros con orden y precisión, incluyendo Cuentas por Cobrar, Cuentas por Pagar, Caja menor, Inventarios, Activos, y Pasivos, y anotamos las fechas de pago de impuestos y facturas en nuestro calendario.
  4. Nos pagamos a nosotros mismos un sueldo, así como prestaciones, seguridad social, vacaciones y días de baja.
  5. Nunca nos olvidamos de que cada moneda gastada debe generar un beneficio y comparamos precios antes de hacer una compra.
  6. Mantenemos la claridad acerca de nuestros gastos y de los márgenes de ganancias de cada producto que vendemos o de cada servicio que prestamos.
  7. Pagamos nuestras facturas y facturamos a nuestros clientes puntualmente.
  8. Ponemos todos nuestros acuerdos de negocios por escrito y escribimos todos nuestros Convenios de Empresa.
  9. Estamos atentos a nuestra competencia, pero no nos preocupamos por ella. Aprendemos de nuestros competidores y confiamos en que la generosidad del universo proveerá con abundancia para todos.
  10. Nos desprendemos de personalidades difíciles y de clientes que pagan mal. Anteponemos los principios a las personalidades.
  11. Reflexionamos detenidamente antes y después de adquirir un compromiso o tomar decisiones o acciones empresariales difíciles.
  12. Estamos dispuestos a encargarnos y responsabilizarnos de nuestro negocio. Profesionales como contables, abogados y consultores que trabajan para nosotros no son nuestro poder superior.

 

 

 

 

 

 

 

 

Con agradecimiento por estas herramientas adicionales para propietarios de negocios y por las herramientas de D.A, nos dimos cuenta que solo a través del trabajo de los 12 pasos de Deudores Anónimos obtendremos solvencia, recuperación y serenidad  a largo plazo para nuestros negocios y para nosotros mismos.

 

 

 

 

 

LOS DOCE PASOS DE DEUDORES ANÓNIMOS

  1. Admitimos que éramos impotentes ante la deuda, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
  2. Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.
  3. Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.
  4. Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.
  5. Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.
  6. Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de nuestros defectos.
  7. Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.
  8. Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.
  9. Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.
  10. Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.
  11. Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.
  12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar el mensaje a los deudores compulsivos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

12 Steps and Traditions

Copyright C AA World Services Inc.

Adapted and reprinted with permission.

 

LAS DOCE TRADICIONES DE DEUDORES ANÓNIMOS

  1. Nuestro bienestar común debe tener la preferencia; la recuperación personal depende de la unidad de D.A.
  2. Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fundamental: un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza. No gobiernan.
  3. El único requisito para ser miembro de D.A. es querer dejar de incurrir en deuda sin garantía.
  4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a Deudores Anónimos, considerado como un todo.
  5. Cada grupo tiene un solo objetivo primordial: llevar el mensaje al deudor que aún está sufriendo.
  6. Un grupo de D.A. nunca debe respaldar, financiar o prestar el nombre de D.A. a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que los problemas de dinero, propiedad y prestigio nos desvíen de nuestro objetivo primordial.
  7. Todo grupo de D.A. debe mantenerse completamente a sí mismo, negándose a recibir contribuciones ajenas.
  8. A. nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especiales.
  9. A. como tal nunca debe ser organizada; pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven.
  10. A. no tiene opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades; por consiguiente, su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.
  11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.
  12. El anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, recordándonos siempre anteponer los principios a las personalidades.

 

 

(Back Cover = Contraportada)

 

 

(Logo)  Deudores Anonimos

Literatura Aprovada por la conferencia

 

 

 

 

 

Deudores Anonimos

PO Box 920888

Needham, MA 02492-009

Tel 781-453-2743 or 800-421-2383 (US only)

Email, office@debtorsAnonymous.org

Web, WWW.DebtorsAnonymous.org

 

© 2016 Debtors Anonymous General Service Board, Inc.

El logotipo y el nombre de Deudores Anónimos

Deudores Anónimos son marcas de servicio registradas

De la Junta de Servicios Generales de los Deudores Anónimos. Inc

P-122    1-2016

 

 

 

 

 

 

 

 

‘Business’ Deudores anónimos

Que es ‘Business’ Deudores Anónimos?

Business Deudores Anónimos (B.D.A.) es una parte diferente y dinámica de D.A. pero no está separada, fue creada para enfocarnos en la recuperación de los miembros de la hermandad que son dueños de negocios. Juntos, los miembros de B.D.A. se apoyan unos a otros en aplicar los principios y herramientas de DA cuando son dueños o están dirigiendo un negocio.

De manera que, como es parte de D.A., no se necesitan requisitos distintos para atender las reuniones de Business Deudores Anónimos. Como dice nuestra Tercera Tradición ‘el único requisito para ser miembro de D.A. es el deseo de no incurrir en más deuda sin garantía’. Esto se aplica tanto a deuda personal como profesional. Se sobreentiende que pagar facturas por mercancías y servicios en los términos que se habían acordado no constituyen deuda.

Puede cualquier miembro de D.A. atender reuniones de Business Deudores Anónimos?

Técnicamente, el propietario de un negocio se puede definir como una persona que es el principal y el único propietario en un negocio, sociedad o corporación, y tiene responsabilidad financiera sobre el comportamiento de este negocio, incluyendo los impuestos federales, del estado y locales. Sin embargo, emprendedores, artistas, contratantes, artesanos, consultores, comerciales, comerciantes, los autónomos e capitalistas inversores, pueden todos beneficiarse al atender reuniones B.D.A.

Tal y como se menciona en la Tercera Tradición, miembros de Deudores Anónimos que no tienen su propio negocio pueden desde luego atender cualquier reunión B.D.A. y beneficiarse de la experiencia, fortaleza y esperanza encontrada aquí, pero el enfoque de las reuniones B.D.A. está dirigida intencionalmente hacia tratar temas, necesidades y preocupaciones de miembros que tienen su propio negocio en la hermandad.

Cada reunión B.D.A. es autónoma. De todas maneras, muchas reuniones han encontrado de gran ayuda seguir las guías sugeridas para, moderar, compartir y/o tener un puesto de servicio en una reunión (que es: 90 días de no incurrir en nueva deuda sin garantía y haber tenido por lo menos dos Reuniones de Alivio de Presión).

Cómo sabe uno si puede estar compulsivamente endeudándose en su negocio?

Endeudarse compulsivamente en un negocio es muy similar a endeudarse compulsivamente con las finanzas personales. Muchos de nosotros nos faltaba mucha

claridad. Algunas de las experiencias y conductas que nos llevaron a la deuda compulsiva fueron:

  • No sabíamos cuando debíamos pagar las facturas o los impuestos, ni nos acordábamos si habíamos pagado o que habíamos pagado o si aún debíamos dinero.
  • Confundíamos nuestras finanzas personales con las de nuestro negocio y sacábamos de un fondo para cubrir el otro.

  • A menudo no sabíamos los costes exactos de nuestros gastos generales, nuestros gastos de gestión o nuestros márgenes de beneficio.

  • No teníamos un plan de negocios

  • Utilizábamos acuerdos verbales en vez de por escrito, que luego llevaban a disputas sobre los términos del acuerdo.

  • Sobre comprometíamos nuestro tiempo y no pasábamos suficiente tiempo generando ingresos.

  • Muchos de nosotros estábamos sobrecogidos por el desorden.

  • Vivíamos en un estado de auto-privación por nuestros negocios

  • No nos pagábamos un salario

  • No tomábamos vacaciones, ni nos pagábamos beneficios, ni nos dábamos días personales o por enfermedad

  • Desvalorábamos y cobrábamos por debajo de precio mercado nuestras mercancías o servicios.

  • Dejábamos que los profesionales que trabajaban para nosotros (ej: consultores, contables, abogados, etc) llevaran nuestros asuntos.

  • En recaída, nos saltábamos reuniones de B.D.A. y/o de D.A. y perdíamos contacto con nuestros padrinos/madrinas, grupo de alivio de presión, y amigos del programa.

  • No pedíamos o éramos incapaces de pedir ayuda cuando más la necesitábamos.

Cómo la Recuperación en ‘Business’ Deudores Anónimos cambia a sus miembros?

Aprendemos a gestionar nuestros negocios por principios espirituales y encontramos que gestionando con integridad y dando servicio es rentable. Acumulamos reservas de efectivo, pagamos nuestras facturas y empleados a tiempo, nos pagamos un sueldo regular con beneficios y tiempo de vacaciones. Construimos un negocio boyante, próspero, libre de deuda y financieramente solvente. Tomamos responsabilidad de nuestros compromisos de negocios y obligaciones y recordamos que somos responsables de los profesionales que trabajan para nosotros. Mantenemos registros financieros claros y ordenados y eliminamos el desorden innecesario.

‘Aprendemos a gestionar nuestros negocios por

principios espirituales y encontramos que gestionando

con integridad y dando servicio es rentable

Tenemos un claro conocimiento de nuestros gastos generales, gastos de gestión, precios, beneficios, ingresos y gastos y todos nuestros activos y pasivos?. Tenemos un plan de negocios, objetivos y visiones para nosotros y nuestros negocios. Todos los acuerdos son por escrito. Presupuestamos nuestro tiempo realísticamente, enfocamos nuestro tiempo de trabajo en generar ingresos. Valoramos nuestras mercancías y servicios y los damos un precio adecuado. Seguimos en contacto con nuestros padrinos/madrinas, grupos de alivio de presión y amigos en el programa, continuamos atendiendo reuniones de D.A. y B.D.A., y dando servicio para nuestra recuperación. Estamos dispuestos y podemos pedir ayuda cuando la necesitamos y confiamos en el cuidado y guía de nuestro poder superior. Estamos en paz con nosotros mismos y permitimos que nuestros negocios crezcan y se expandan armoniosamente.

Herramientas adicionales para ‘Business’ Deudores Anónimos

  1. Mantenemos por separado nuestros registros financieros y cuentas bancarias de nuestra vida profesional y personal.
  • Escribimos planes de negocios anuales con metas y objetivos definibles y tomando responsabilidad.

  • Mantenemos registros financieros exactos, limpios, ordenados, incluyendo gastos e ingresos, efectivo, inventarios, Activos, Outstanding Debts, y ponemos las fechas de impuestos y pago de facturas en nuestro calendario.

  • Nos pagamos un salario incluyendo beneficios, seguros médicos, vacaciones y días por enfermedad.

  • Somos conscientes que los dólares que gastamos deben generar ingresos y comparamos precios antes de comprar.

  • Tenemos claridad sobre los gastos generales y los márgenes de beneficio de todos los productos o servicios que vendemos.

  • Pagamos nuestras facturas y facturamos a nuestros clientes diligentemente.

  • Ponemos todos nuestros acuerdos de negocios por escrito y escribimos nuestras propias Cartas de Acuerdos?

  • Notamos la competencia, pero no nos preocupamos sobre ella. Aprendemos de nuestra competencia y confiamos que hay un universo abundante con más que suficiente para todo el mundo.

  • Nos desapegamos de personalidades difíciles y de clientes que pagan mal y ponemos los principios por encima de las personalidades.

  • We bookend antes y después de asumir compromisos y decisiones o acciones difíciles.

  • Estamos dispuestos a estar al frente y ser responsables de nuestros negocios. Los profesionales como contables, abogados y consultores que trabajan para nosotros nos son nuestro poder superior.

  • Estando agradecidos por estas herramientas para los propietarios de negocios y por las herramientas de D.A, hemos encontrado que solo es a través de trabajar los 12 pasos de Deudores Anónimos que la solvencia, recuperación y serenidad se puede obtener a largo plazo para nuestros negocios y nosotros mismos.

    LOS DOCE PASOS DE DEUDORES ANÓNIMOS

    1. Admitimos que éramos impotentes ante la deuda, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
  • Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.

  • Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.

  • Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

  • Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.

  • Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de nuestros defectos.

  • Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.

  • Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

  • Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.

  • Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.

  • Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.

  • Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar el mensaje a los deudores compulsivos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

  • LAS DOCE TRADICIONES DE DEUDORES ANÓNIMOS

    1. Nuestro bienestar común debe tener la preferencia; la recuperación personal depende de la unidad de D.A.
  • Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fundamental: un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza. No gobiernan.

  • El único requisito para ser miembro de D.A. es querer dejar de endeudarse sin garantía.

  • Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a Deudores Anónimos, considerado como un todo.

  • Cada grupo tiene un solo objetivo primordial: llevar el mensaje al deudor que aún está sufriendo.

  • Un grupo de D.A. nunca debe respaldar, financiar o prestar el nombre de D.A. a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que los problemas de dinero, propiedad y prestigio nos desvíen de nuestro objetivo primordial.

  • Todo grupo de D.A. debe mantenerse completamente a sí mismo, negándose a recibir contribuciones ajenas.

  • D.A. nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especiales.

  • D.A. como tal nunca debe ser organizada; pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven.

  • D.A. no tiene opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades; por consiguiente, su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.

  • Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.

  • El anonimato es la base espiritual de todas nuestras Tradiciones, recordándonos

  •  

     

    Business Debtors Anonymous: P-122

    Edited January 2016

    (Portada)

    (Cover)

    Negocios Deudores Anónimos

    Deudores Anonimos

    Literatura Aprobada por la conferencia

    DECLARACION DE PROPÓSITO, En DA, nuestro propósito es triple: dejar de incurrir en deudas no garantizadas, compartir nuestra experiencia con el recién llegado y llegar a otros deudores.

    DA Logo

    Portada)

    Cover

    Que es ‘Business’ Deudores Anónimos?

    Business Deudores Anónimos (B.D.A.) es una parte diferente y dinámica de D.A. pero no está separada, fue creada para enfocarnos en la recuperación de los miembros de la hermandad que son dueños de negocios. Juntos, los miembros de B.D.A. se apoyan unos a otros en aplicar los principios y herramientas de DA cuando son dueños o están dirigiendo un negocio.

    De manera que, como es parte de D.A., no se necesitan requisitos distintos para atender las reuniones de Business Deudores Anónimos. Como dice nuestra Tercera Tradición ‘el único requisito para ser miembro de D.A. es el deseo de no incurrir en más deuda sin garantía’. Esto se aplica tanto a deuda personal como profesional. Se sobreentiende que pagar facturas por mercancías y servicios en los términos que se habían acordado no constituyen deuda.

    Puede cualquier miembro de D.A. atender reuniones de Business Deudores Anónimos?

    Técnicamente, el propietario de un negocio se puede definir como una persona que es el principal y el único propietario en un negocio, sociedad o corporación, y tiene responsabilidad financiera sobre el comportamiento de este negocio, incluyendo los impuestos federales, del estado y locales. Sin embargo, emprendedores, artistas, contratantes, artesanos, consultores, comerciales, comerciantes, los autónomos e capitalistas inversores, pueden todos beneficiarse al atender reuniones B.D.A.

    Tal y como se menciona en la Tercera Tradición, miembros de Deudores Anónimos que no tienen su propio negocio pueden desde luego atender cualquier reunión B.D.A. y beneficiarse de la experiencia, fortaleza y esperanza encontrada aquí, pero el enfoque de las reuniones B.D.A. está

    dirigida intencionalmente hacia tratar temas, necesidades y preocupaciones de miembros que tienen su propio negocio en la hermandad.

    Cada reunión B.D.A. es autónoma. De todas maneras, muchas reuniones han encontrado de gran ayuda seguir las guías sugeridas para, moderar, compartir y/o tener un puesto de servicio en una reunión (que es: 90 días de no incurrir en nueva deuda sin garantía y haber tenido por lo menos dos Reuniones de Alivio de Presión).

    Cómo sabe uno si puede estar compulsivamente endeudándose en su negocio?

    Endeudarse compulsivamente en un negocio es muy similar a endeudarse compulsivamente con las finanzas personales. Muchos de nosotros nos faltaba mucha claridad. Algunas de las experiencias y conductas que nos llevaron a la deuda compulsiva fueron:

    ● No sabíamos cuando debíamos pagar las facturas o los impuestos, ni nos acordábamos si habíamos pagado o que habíamos pagado o si aún debíamos dinero.

    ● Confundíamos nuestras finanzas personales con las de nuestro negocio y sacábamos de un fondo para cubrir el otro.

    ● A menudo no sabíamos los costes exactos de nuestros gastos generales, nuestros gastos de gestión o nuestros márgenes de beneficio.

    ● No teníamos un plan de negocios

    ● Utilizábamos acuerdos verbales en vez de por escrito, que luego llevaban a disputas sobre los términos del acuerdo.

    ● Sobre comprometíamos nuestro tiempo y no pasábamos suficiente tiempo generando ingresos.

    ● Muchos de nosotros estábamos sobrecogidos por el desorden.

    ● Vivíamos en un estado de auto-privación por nuestros negocios

    ● No nos pagábamos un salario

    ● No tomábamos vacaciones, ni nos pagábamos beneficios, ni nos dábamos días personales o por enfermedad

    ● Desvalorábamos y cobrábamos por debajo de precio mercado nuestras mercancías o servicios.

    ● Dejábamos que los profesionales que trabajaban para nosotros (ej: consultores, contables, abogados, etc) llevaran nuestros asuntos.

    ● En recaída, nos saltábamos reuniones de B.D.A. y/o de D.A. y perdíamos contacto con nuestros padrinos/madrinas, grupo de alivio de presión, y amigos del programa.

    ● No pedíamos o éramos incapaces de pedir ayuda cuando más la necesitábamos.

    Cómo la Recuperación en ‘Business’ Deudores Anónimos cambia a sus miembros?

    Aprendemos a gestionar nuestros negocios por principios espirituales y encontramos que gestionando con integridad y dando servicio es rentable. Acumulamos reservas de efectivo, pagamos nuestras facturas y empleados a tiempo, nos pagamos un sueldo regular con beneficios y tiempo de vacaciones. Construimos un negocio boyante, próspero, libre de deuda y financieramente solvente. Tomamos responsabilidad de nuestros compromisos de negocios y obligaciones y recordamos que somos responsables de los profesionales que trabajan para nosotros. Mantenemos registros financieros claros y ordenados y eliminamos el desorden innecesario.

    ‘Aprendemos a gestionar nuestros negocios por

    principios espirituales y encontramos que gestionando

    con integridad y dando servicio es rentable

    Tenemos un claro conocimiento de nuestros gastos generales, gastos de gestión, precios, beneficios, ingresos y gastos y todos nuestros activos y pasivos?. Tenemos un plan de negocios, objetivos y visiones para nosotros y nuestros negocios. Todos los acuerdos son por escrito. Presupuestamos nuestro tiempo realísticamente, enfocamos nuestro tiempo de trabajo en generar ingresos. Valoramos nuestras mercancías y servicios y los damos un precio adecuado. Seguimos en contacto con nuestros padrinos/madrinas, grupos de alivio de presión y amigos en el programa, continuamos

    atendiendo reuniones de D.A. y B.D.A., y dando servicio para nuestra recuperación. Estamos dispuestos y podemos pedir ayuda cuando la necesitamos y confiamos en el cuidado y guía de nuestro poder superior. Estamos en paz con nosotros mismos y permitimos que nuestros negocios crezcan y se expandan armoniosamente.

    Herramientas adicionales para ‘Business’ Deudores Anónimos

    1. Mantenemos por separado nuestros registros financieros y cuentas bancarias de nuestra vida profesional y personal.
  • Escribimos planes de negocios anuales con metas y objetivos definibles y tomando responsabilidad.

  • Mantenemos registros financieros exactos, limpios, ordenados, incluyendo gastos e ingresos, efectivo, inventarios, Activos, Outstanding Debts, y ponemos las fechas de impuestos y pago de facturas en nuestro calendario.

  • Nos pagamos un salario incluyendo beneficios, seguros médicos, vacaciones y días por enfermedad.

  • Somos conscientes que los dólares que gastamos deben generar ingresos y comparamos precios antes de comprar.

  • Tenemos claridad sobre los gastos generales y los márgenes de beneficio de todos los productos o servicios que vendemos.

  • Pagamos nuestras facturas y facturamos a nuestros clientes diligentemente.

  • Ponemos todos nuestros acuerdos de negocios por escrito y escribimos nuestras propias Cartas de Acuerdos?

  • Notamos la competencia, pero no nos preocupamos sobre ella. Aprendemos de nuestra competencia y confiamos que hay un universo abundante con más que suficiente para todo el mundo.

  • Nos desapegamos de personalidades difíciles y de clientes que pagan mal y ponemos los principios por encima de las personalidades.

    1. We bookend antes y después de asumir compromisos y decisiones o acciones difíciles.
  • Estamos dispuestos a estar al frente y ser responsables de nuestros negocios. Los profesionales como contables, abogados y consultores que trabajan para nosotros nos son nuestro poder superior.

  • Estando agradecidos por estas herramientas para los propietarios de negocios y por las herramientas de D.A, hemos encontrado que solo es a través de trabajar los 12 pasos de Deudores Anónimos que la solvencia, recuperación y serenidad se puede obtener a largo plazo para nuestros negocios y nosotros mismos.

    LOS DOCE PASOS DE DEUDORES ANÓNIMOS

    1. Admitimos que éramos impotentes ante la deuda, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.
  • Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podría devolvernos el sano juicio.

  • Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo concebimos.

  • Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

  • Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.

  • Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de nuestros defectos.

  • Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos.

  • Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

  • Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para otros.

  • Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocábamos lo admitíamos inmediatamente.

  • Buscamos a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirla.

  • Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de llevar el mensaje a los deudores compulsivos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

  • 12 Steps and Traditions

    Copyright C AA World Services Inc.

    Adapted and reprinted with permission.

    LAS DOCE TRADICIONES DE DEUDORES ANÓNIMOS

    1. Nuestro bienestar común debe tener la preferencia; la recuperación personal depende de la unidad de D.A.

    2. Para el propósito de nuestro grupo sólo existe una autoridad fundamental: un Dios amoroso tal como se exprese en la conciencia de nuestro grupo. Nuestros líderes no son más que servidores de confianza. No gobiernan.

    3. El único requisito para ser miembro de D.A. es querer dejar de endeudarse sin garantía.

    4. Cada grupo debe ser autónomo, excepto en asuntos que afecten a otros grupos o a Deudores Anónimos, considerado como un todo.

    5. Cada grupo tiene un solo objetivo primordial: llevar el mensaje al deudor que aún está sufriendo.

    6. Un grupo de D.A. nunca debe respaldar, financiar o prestar el nombre de D.A. a ninguna entidad allegada o empresa ajena, para evitar que los problemas de dinero, propiedad y prestigio nos desvíen de nuestro objetivo primordial.

    7. Todo grupo de D.A. debe mantenerse completamente a sí mismo, negándose a recibir contribuciones ajenas.

    8. D.A. nunca tendrá carácter profesional, pero nuestros centros de servicio pueden emplear trabajadores especiales.

    9. D.A. como tal nunca debe ser organizada; pero podemos crear juntas o comités de servicio que sean directamente responsables ante aquellos a quienes sirven.

    10. D.A. no tiene opinión acerca de asuntos ajenos a sus actividades; por consiguiente, su nombre nunca debe mezclarse en polémicas públicas.

    11. Nuestra política de relaciones públicas se basa más bien en la atracción que en la promoción; necesitamos mantener siempre nuestro anonimato personal ante la prensa, la radio y el cine.