P-106 Plan de Gasto

Plan de Gastos

“La sesión de alivio de presión resulta en la formulación de un plan de gastos, el cual pone nuestras necesidades primero, además de un plan de acción para resolver nuestras deudas y para tomar los primeros pasos hacia la solvencia¨

Séptima Herramienta de Deudores Anónimos.

¿Qué es un plan de gasto?

El plan de gasto nos da un proyecto detallado para nuestra recuperación financiera y nos provee las guías necesarias para el gasto en cada área de nuestra vida. Existe una gran diferencia entre el plan de gasto y un presupuesto. El presupuesto denota apretarse el cinturón privándonos a nosotros mismos, mientras el plan de gasto nos da la capacidad de escoger como vamos a gastar nuestro dinero. Con un presupuesto sentimos que casi siempre estamos como ¨ahogándonos¨, sin embargo con un plan de gasto somos capaces de continuar siempre con nuestras cabezas arriba del agua.

¿Porqué tenemos un plan de gasto?

Cualquiera que hayan sido las circunstancias que nos trajeron a Deudores Anónimos, encontramos que todos nosotros sufrimos de un síntoma en común, vaguedad. Muchos deudores compulsivos gastan inconscientemente hasta el punto en que todos los fondos disponibles han sido gastados antes de cubrir las necesidades básicas (comida, renta, atención médica/dental, reparación de automóvil, etc).

Un plan de gasto nos ayuda a reemplazar la vaguedad por claridad capacitándonos para ver en donde va a ser empleado nuestro dinero en forma mensual. El gasto planeado entonces, se convierte en una forma de hacernos cargo de nosotros mismos. El gastar ya no es más una forma de rehuir de nuestros sentimientos y nuestras responsabilidades. La claridad que obtenemos con el dinero tiende a extenderse a otras áreas de nuestras vidas.

Un plan de gasto también nos provee de lo que realmente necesitamos y queremos en nuestras vidas, por ejemplo, ropa nueva, vacaciones, regalos, etc., en resumen, todas las cosas que creímos que solo con tarjetas de crédito u otras formas de créditos sin garantía podíamos comprar.

Muchos de nosotros vinimos a D.A. estando sumidos en una profunda deuda. Con el tiempo, el plan de gasto incluye un plan para el pago de la deuda, el cual nos permite una distribución manejable de fondos sin necesidad de que nos privemos a nosotros mismos de nuestras necesidades y gustos.

¿Como obtengo un plan de gasto?

Las personas nuevas en D.A. adquieren su primer plan de gasto durante su primer sesión de alivio de presión. De hecho, desarrollar un plan de gasto es generalmente el primer orden de los negocios

Normalmente un miembro de D.A lleva sus registros diarios por 6 semanas antes de desarrollar un plan. Aunque es recomendable que usted acumule por lo menos 6 semanas de registros financieros, el plan de gasto generalmente cubre un ciclo mensual de ingresos/egresos.

El Plan de gastos ideal

La primera parte del proceso de desarrollar un plan de gasto es preparar un plan ideal que nos de la idea en general de cuanto dinero necesitamos para estar confortable en cada categoría. Este tipo de plan de gasto no necesariamente toma en cuenta nuestros ingresos o el pago de nuestras deudas. El plan ideal de gasto nos ayuda a expandir nuestros horizontes.

Adquirimos el plan ideal de gasto discutiendo cada categoría en nuestra sesión de alivio de presión. A través de esa discusión, las áreas de exceso de gasto o de auto-privación son detectadas. Por ejemplo, pudimos haber comido siempre en restaurantes, y hasta invitado amigos, y pudimos nunca haber tenido dinero para ir donde el dentista o el médico. Un plan ideal de gasto asigna una porción de nuestro ingreso para nuestras necesidades médicas, y probablemente tengamos que comer afuera menos frecuentemente.

Este proceso puede parecer extravagante para los nuevos. Sin embargo, sin la idea de un plan ideal, todo lo que tenemos es un presupuesto. En nuestra experiencia, usando un presupuesto siempre nos provoca la sensación de privarnos a nosotros mismos, lo cual nos guía de vuelta hacia la deuda. Con la idea de un plan ideal nosotros tenemos la visión de para que queremos trabajar y el grupo de alivio de presión nos ayuda a movernos hacia ello.

Una manera de darse cuenta de nuestra visión es poner en una lista lo que queremos y necesitamos y llevarlo a la sesión de alivio de presión. Luego pedimos una orientación de como obtener las cosas de nuestra lista sin necesidad de incurrir en deuda. Otros utilizan el grupo de alivio de presión para ayudarse a desarrollar dicha lista.

El plan de gasto realista

A continuación, estamos listos para formular un plan de gasto que sea el adecuado para nosotros. Trabajando con nuestro grupo de alivio de presión, depuramos el plan ideal de gasto, ahora teniendo en cuenta nuestro ingreso disponible. No dejamos fuera ninguna de nuestras necesidades básicas (incluyendo viajes y entretenimiento) y no incluimos pagos de deuda a menos que el grupo de alivio de presión cree que todos nuestras necesidades básicas están cubiertas.

El mini plan de gasto

Habrá ocasiones en las que el dinero se queda corto y vemos que no podremos salir adelante en cierto período. En estas situaciones, desarrollamos un mini plan de gasto el cual provee una salida temporal de esas dificultades.

El mini plan de gasto puede incluir una cosa que nos evite sentirnos deprimidos. Por ejemplo, algunas veces el grupo de alivio de presión señala que podría ser importante gastar en ir al cine.

Planes de gasto subsecuentes

Conforme pasa el tiempo, los ingresos y las necesidades varían, haciendo apropiado modificar el plan de gasto para que este refleje nuestra nueva realidad. Esto puede realizarse posteriormente en una sesión de alivio de presión o consultarse con el grupo de alivio de presión.

¿Que categorías incluye el plan de gasto?

A pesar de que el plan de gasto difiere entre las personas casadas o las solteras, todos los planes de gasto tienden a llevar las mismas categorías en común, como estas:

Ingresos mensuales

Salario

Comisiones

Regalos

Devoluciones

Dividendos

Intereses

Inversiones

Reembolsos

Pensiones

Gastos mensuales

Comida

Casa

Transporte

Comida

Cuidado personal

Salud

Entretenimiento

Regalos

Iglesia

Apoyo monetario para los niños, la familia

Vacaciones

Negocios personales

Cuidado de los dependientes

Inversiones

Seguros

Impuestos

Pago de Deudas

Pensiones

Apoyo familiar.

Existen otras muchas categorías relacionadas con ingresos y gastos que un individuo puede tener, pero lo más importante es observar claramente cada área en donde el dinero es recibido y gastado. El usar nuestro plan de gasto nos lleva a la recuperación financiera. Además, adquirimos una gran conciencia del patrón de nuestros gastos, lo cual es el primer paso hacia el cambio.

La característica común del deudor compulsivo es la inhabilidad para ahorrar dinero. El plan de gasto puede proveer una forma de ahorro constante sin importar si son $5 o $1000 al mes. La cantidad de dinero no importa. Lo que importa es apartar cualquier cantidad de dinero en una forma regular.

El objetivo final es el gasto consciente. El gasto consciente nos mantiene en el aquí y el ahora. Gastamos solo lo que tenemos, y lo hacemos sabiendo nuestras necesidades y deseos.

¿Como utilizo el plan de gasto?

Un plan de gasto es tan efectivo como lo hagamos. Refiriéndonos al plan de gasto durante el mes nos permite ver como nos estamos manejando al comparar nuestras cifras para el día o la semana con lo que asignamos en cada categoría. Por ejemplo, si planeamos gastar $100 en ropa durante el mes, y en nuestra primer semana gastamos los $100, sabremos que gastar más dinero en ropa esta fuera del alcance de nuestro plan de gasto. A la inversa, si planeamos gastar $150 en comestibles y después de una semana hemos gastado $40, podemos observar que estamos de acuerdo a nuestro objetivo. Como sean los resultados, lo importante es ver si el plan de gasto esta funcionando para nosotros.

Nos esforzamos por que haya progreso, no perfección. Rara vez, logramos ser exactos en cada categoría, pero eso no nos desilusiona. Usamos el plan de gasto como una guía. Tomamos nota de lo mucho que hemos mejorado en el cuidado de nuestras necesidades reales y deseos en lugar de gastar compulsivamente.

Tenemos la libertad de hacer la elección correcta durante el mes, cuando hay situaciones extraordinarias que se nos presentan. Por ejemplo, una de nuestros miembros tuvo que hacer un gasto inesperado de $800 en la reparación de su auto. Ella encontró el dinero sacando un poco de cada categoría de sus gastos. Esto le demostró que tan flexible y de tanta ayuda puede ser el plan de gasto con el resultado además de sentirse más confiada en su habilidad para salir adelante en situaciones económicas difíciles.

En otro ejemplo, una de nuestros miembros se le ofreció un viaje a Hawaii con los gastos de hotel y avión pagados por una semana. El viaje no estaba incluido en su plan de gasto. Si embargo al consultarlo con su grupo de alivio de presión y utilizando los fondos que tenía en su categoría mensual correspondiente a ropa, ella podía ir al viaje sin necesidad de incurrir en deuda, así que fue.

El objetivo final es el gasto consciente. El gasto consciente nos mantiene en el aquí y el ahora. Gastamos solo lo que tenemos, y lo hacemos sabiendo nuestras necesidades y deseos. Usando nuestro plan de gasto en esta manera, se reduce la posibilidad de incurrir en deudas. Sabemos que nos alcanza para cubrir nuestras necesidades.

¿Como hago compras mayores?

Antes de venir a D.A muchos de nosotros hicimos compras mayores cayendo en deudas sin garantía. Otros acumularon tanta deuda sin garantía en cosas como ropa, comidas afuera, CDs, y otras cosas similares, que los pagos de esas compras requirieron los fondos que pudieron haber apartado para comprar cosas como televisión o computadora.

Los planes de gasto nos proveen de una manera para adquirir cosas de alto precio al colocar cierta cantidad de dinero mensual dirigida a la compra de dicho objeto y probablemente reduciendo así la cantidad de dinero a pagar a los acreedores. Colocando el dinero de esta forma nos permite ver que muchas cosas que nunca creímos tener pueden ser compradas sin incurrir en una nueva deuda. Podemos también planear la compra a largo plazo de una casa o un automóvil que puedan requerir una deuda con garantía.

¿Cuales son los beneficios y efectos de usar un plan de gasto?

Cuando seguimos un plan de gasto, los resultados son nuevos patrones de conducta al hacer nuestros gastos, así donde antes se generaban sentimientos de miedo, culpa y cólera ahora se desarrollan nuevos sentimientos de confianza y alivio. Algunos de nosotros nos paralizamos con el hecho de comprar una computadora o muebles, temiendo que nunca nos iba a alcanzar el dinero así que recurrimos a la deuda. Algunos de nosotros acostumbramos pasar penas y ponernos a nosotros de último, porque nos sentíamos culpables en ponernos primero, por ejemplo por tomarnos unas vacaciones. Otros se sintieron enojados al no poder comprar compulsivamente en una tienda de departamentos sin sufrir las consecuencias de tener menos dinero para comestibles. Una vez que encontramos la fe para comenzar a vivir de acuerdo a nuestro plan de gasto, el alivio y la confianza se desarrollan. Comenzamos a ver que hay dinero suficiente y que nuestras necesidades están cubiertas.

Para todos nosotros, el plan de gasto provee un sentimiento de balance. Coloca nuestras deudas en perspectiva, de tal forma que pagos a los acreedores nos son hechos a expensas de nuestras necesidades básicas. Elimina la auto-privación y refrena la sobre-complacencia. Los efectos específicos, sin embargo, varían conforme cada individuo. Por esto para algunos puede significar aprender a gastar menos en salidas a comer y para otros puede significar lo contrario.

Para cada uno, el plan de gasto resulta en la claridad y liberación del pensamiento obsesivo. Con un plan de gasto en nuestras vidas, comenzamos a abandonar nuestras viejas ideas de nuestra baja auto-estima y comenzamos a aceptar que la prosperidad y la abundancia puede ser nuestra. Una vez que nuestro gasto esta dentro de una correcta perspectiva, comenzamos a entender las causas subyacentes y las condiciones de nuestro comportamiento compulsivo y creamos un trabajo, familia y relaciones personales más saludables.