Si eres recien llegado, la “solvencia” te interesa, ese es el mensaje de DA en acción.

La mejor ayuda que podemos brindar a los recién llegados, en relación con la solvencia, es hacerles saber lo importante que es nuestra propia solvencia para nosotros, junto con las sugerencias que estamos dispuestos a seguir para evitar incurrir en nuevas deudas no aseguradas. Se ha dicho que “la recaída no es un requisito de recuperación” y “simplemente no nos endeudamos, pase lo que pase, un día a la vez”. Si hemos puesto ese nivel de importancia y prioridad en nuestra propia solvencia, debemos sentirnos alentados a compartir esto en nuestras reuniones, con nuestros padrinos/madrinas y en nuestros GAP (Grupos de Alivio de Presión). Ese es el mensaje de D.A. en acción.

La segunda mejor ayuda que podemos brindar a los recién llegados, en relación con la solvencia, es seguir únicamente con las definiciones que tenemos en nuestra literatura aprobada por la conferencia:
“En primer lugar, le sugerimos que deje de incurrir en nuevas deudas no garantizadas, un día a la vez. Deuda sin garantía es deuda que no está respaldada por algún tipo de garantía. A pesar de que la abstinencia del endeudamiento compulsivo puede ser difícil y dolorosa, esto establece una sólida base para nuestra recuperación.“.
de “Como empezar” extracto del libro “Una moneda corriente de esperanza” (Segunda edición)

En Deudores Anónimos aprendimos que, para nosotros, la base de nuestra recuperación era dejar de incurrir en deuda no asegurada un día a la vez, sin importar en qué. “- del texto del Primer Paso en Los Doce Pasos, Doce Tradiciones y Doce Conceptos de Deudores Anónimos.